Labels

2/13/09


El principio de la Novela "Mas Alla del Eclipse", porNemesisDoe...


La extinción total de los cinco sentidos humanos
El lugar parecía desierto si no hubiera sido por las sombras que parecían cortar la espesa cortina de niebla que lo envolvía. El silencio era auténtico y su sonido obvio. Si se escuchaba cuidadosamente y se agudizaba el oído, se podía percibir que dicho silencio arrastraba un eco, como el que produce un instrumento metálico al emitir una nota sorda y baja, vibrando después de ser creada por largo tiempo en el espacio. Tampoco se podía asimilar la luz a pesar de que la neblina tenía un natural resplandor producido por una brillo aún no comprendido por la pupila humana. Un terror inmenso invadió a Héctor Charles al comprender que sólo tenía una opción por tomar: ― Entrar a las tinieblas ―ya fuera a tientas o por intuición, hasta encontrar lo que no buscaba ni deseaba. Lo increíble era que Héctor Charles no podía recordar quién era ya que su percepción humana era remota aunque presentía brazos que no veía y piernas que lo movilizaban pero que no lo sostenían. Presentía más que escuchar el palpitar de un corazón, e intuía una voz muda que le decía que podía alcanzar las dimensiones más altas sin producir sonido. Respiraba, aunque su pecho no se ensanchaba ni tampoco escuchaba el sonido plácido de su inhalación o exhalación por más que lo quería. Presentía un hambre voraz pero no podía concebir la idea de satisfacer su vacío porque su mente no podía producir la idea de lo que esto significaba. Solo sabía y comprendía que estaba perdido en un lugar que no reconocía y que los seres que por segundos de segundos sospechaba que en otras formas existían no se encontraban cerca de él.
― ¿Que sucedía? No comprendía. ― ¿Dónde estaba? No lo sabía. Quiso descansar pero no sabía cómo, cuándo ni dónde porque aunque quería dormir no podía conciliar el sueño porque el sueño no le era conocido y mucho menos concebido. Quiso cerrar sus ojos y descansar sus pestañas sobre sus mejillas para suspender la caída a un vórtice que sospechaba pero sin lograrlo por encontrar cuencas vacías en vez de ojos y mejillas que no existían sobre dónde podía descansar sus pestañas.
Héctor Charles podía pensar aunque no existía en él una célula activa en su cerebro. Lo extraño era, que su pensamiento no podía ir más lejos del segundo que había transcurrido, ni tampoco más allá del segundo próximo a ocurrir; sólo podía concebir y comprender lo que al instante sucedía, olvidando de inmediato lo pensado en el pasado sin poder formar un pensamiento en el futuro. El hecho de no poder hallar el torrente de ideas como deseaba, le hizo experimentar en un medio de segundo, un terror que era reemplazado un cuarto de segundo más tarde, por la curiosidad e inmediatamente después, por un terror aún más intenso que el anterior, aunque ya olvidado. Héctor Charles experimentó lo increíble: Vivir en el ínfimo segmento de un segundo la experiencia de toda su vida. Otros ojos más allá de las tinieblas lo observaban sin reproche, curiosidad o lástima. Eran ojos invisibles con la expresión de aquellos que esperan infinitamente, aun cuando sin connotación de amor o desamor: Héctor Charles comprendió con la rapidez de la trayectoria de la luz, en uno de esos ínfimos momentos de conocimiento, que por años había mirado equivocadamente hacia la bóveda del cielo sin imaginar jamás que era el espacio el que lo observaba desde su altura.
El tiempo transcurrió en un período que no pudo aclararse para Héctor Charles. A pesar de que por instantes comprendió que estaba suspendido en la telaraña del tiempo, no pudo cristalizar la idea de cuánto tiempo había transcurrido por no poder determinar una fecha de almanaque, una hora en un reloj o en una visible arruga de sus manos. Podría haber pasado sólo un día, aún cuando consideró, que en realidad podría haber sido sólo un mes, un año, un siglo. Por lo tanto decidió apresar ese segundo de conocimiento, para aprisionar el recóndito rincón del subconsciente, para tratar de comprender lo que realmente sucedía: ―Aceptar finalmente su terrible sospecha hecha realidad: de que estaba muerto. Héctor Charles sintió inesperadamente la liberación súbita de la pesada cadena de la vida, invisible ahora a sus ojos, pero la que lo había sujeto a un minúsculo espacio de incertidumbre y a una dimensión que hasta ahora comprendía. Por un instante Héctor Charles sintió algo parecido al éxtasis, hasta que tal felicidad pareció derrumbarse ante sí al ser forzado por fuerza desconocida a revivir su vida, no pudiendo ignorar los eventos más ingratos entre los otros, poco felices. La misma fuerza imperiosa lo llevó a desmenuzar sus pasadas acciones, experimentando las mismas sensaciones experimentadas durante tales momentos, sobre todo al recordar los actos más grotescos y nocivos que le parecían ahora peores de lo que en aquel entonces había creído. Sus pupilas inexistentes permanecían fijas en un telón casi acuático forjado de eventos que hasta había olvidado. La película de su vida apareció ante sí saturándolo de olvidadas emociones como aquellas como cuando de niño, se escondía bajo la cama para observar con profundo miedo a su padre azotar a su madre, mientras vociferaba obscenidades en voz trabada por el alcohol ingerido. Sintió un dolor punzante en el corazón que ya no existía, al ver a su madre cociendo sus overoles por no tener el dinero suficiente para comprarlos en la tienda del pueblo. Se regocijó al reconocer su escuela, la finca donde vivía separada por kilómetros de otras y la iglesia donde durante los domingos asistía al servicio religioso con sus padres y quienes compartían fielmente los domingos por la noche el aborrecido juego de Bingo. Su padre mantenía un taller de mecánica detrás de la casa que era cómoda y estable lo mismo que el corral al lado de la misma, donde se criaban algunos animales; la propiedad se mantenía en forma aun durante la época de vendavales cuando era azotada por el viento y durante las sequias cuando el sol recalcitraba la madera ya vencida del porche y los pocos árboles que lo rodeaban, en medio de una tierra amarillenta agrietada donde algunos parches de hierba de color verde pálido pincelaban el árido paisaje después de que una lluvia esporádica escupía su desprecio. Víctor Emmanuel Charles, su padre, devengaba dinero extra, fuera del ingreso que ganaba en la imprenta del pueblo, arreglando camionetas viejas y los carros finos de los prelados de mejor posición social y económica que conocían su habilidad como buen mecánico.

No comments:

Post a Comment

Abracadabra! Stop the Curse!

My photo
Tenafly/Bergen County, New Jersey, United States
The life of a unique and incredible woman whose fate was to be followed by drama, comedy and tragedy. She wandered under a lucky star, which protected her at all times, thus, overcoming the odds that forced her to swim against the high tides; but surprisingly, arriving onto safer and better shores by miracle or by her own strength. Character: Gentle as and orchid but solid as an oak tree. Distracted, but attentive to the best and worth things of life. Indifferent to the time that passes by, but always aware of the beauty around her. Understands and accepts pain, physical or mental, which she believes is absolutely needed in order to grow wiser and happier. She thinks that Happiness is within our reach and unhappiness is not letting go of things or people that don't belong to us any longer.

"Abracadabra" via NemesisDoe

NemesisDoe's shared items

Welcome to the mind and life of NemesisDoe

I wrote two books that are being translated from Spanish into English but ready to be published in Spanish: "Abracadabra, Stop the Curse! (1999) and "Beyond the Eclipse" (2208) (Abracadabra! Que Pare la Maldicion! y "Mas Alla del Eclipse")

Follow by Email

Popular Posts

Followers